Frases célebres de Khalil Gibran

05/03/2018

Algunos oyen con las orejas, algunos con el estómago, algunos con el bolsillo y algunos no oyen en absoluto.

Amar a la vida a través del trabajo, es intimar con el más recóndito secreto de la vida.
Anoche inventé un nuevo placer, y cuando lo iba a disfrutar por vez primera, llegaron violentamente a mi casa un ángel y un demonio. Entraron en mi puerta y disputaron acerca de mi nuevo placer. Uno gritaba: ¡es un pecado!, y el otro decía: ¡es una virtud!.
Aquel que desee convertirse en maestro del hombre, debe empezar por enseñarse así mismo antes de enseñar a los demás, y debe enseñar primero con el ejemplo antes de que lo haga verbalmente. Pues aquel que se enseña a sí mismo y rectifica sus propios procedimientos, merece más respeto y estimación que el que enseña y corrige a otros, eximiéndose a él mismo.
Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.
Bueno es dar cuando nos piden, pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores.
Buscad el consejo de los ancianos, pues sus ojos han visto el rostro de los años y sus oídos escuchado las voces de la vida. No obstante sus consejos os desagraden, escuchadlos.
Cava la tierra y hallarás un tesoro, sólo que debes cavar con la fe de un labriego.
Conocí un segundo nacimiento, cuando mi alma y mi cuerpo se amaron y se casaron.
Cuando llegues al final de lo que debes saber, estarás al principio de lo que debes sentir.
Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar.
Del hablador he aprendido a callar, del intolerante a ser indulgente y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud a esos maestros.
Dios no escucha vuestras palabras, salvo cuando él mismo las profiere a través de vuestros labios.
El amor no da ni toma nada, excepto de sí mismo.
El arte es un paso desde lo visible y conocido hacia lo desconocido.
El infierno no está en el remordimiento, está en el corazón vacío.
El ojo del ser humano es como un microscopio que le hace ver el mundo más grande de lo que realmente es.
El olvido es una forma de libertad.
El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad.
El que comparte tus placeres, mas no tus penas, perderá la llave de una de las siete puertas del paraíso.
El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.
El silencio de un envidioso está lleno de ruidos.
En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante y detrás de cada noche viene una aurora sonriente
En el rocío de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.
Es la vida la que da a la vida, mientras que vosotros, que os consideráis donantes, no sois más que testigos.
Fui bohemio, pero pronto me surgieron las inclinaciones familiares. Es una forma de amar que me gusta.
Hacer amistad con el ignorante es tan tonto como discutir con el borracho
Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.
La belleza es la vida cuando la vida levanta el velo de su rostro sangrado.
La fe es un oasis en el corazón, que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.
La luz de las estrellas que se han extinguido hace años todavía nos alcanza. Igual que los hombres ilustres que han muerto hace siglos, que nos alcanzan con las radiaciones de su personalidad.
La más bella palabra en labios de un hombre es la palabra madre, y la llamada más dulce: madre mía.
La más bella palabra en labios de una persona es la palabra madre, y la llamada más dulce: madre mía.
La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrece a los que la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse en una cueva en la que sonará o morirá.
La tortuga puede hablar más del camino que la liebre.
La tristeza es un muro entre dos jardines.
La verdad necesita de dos hombres para ser descubierta: uno para decirla y otro para entenderla.
La vida es una isla, las rocas son sus deseos,los árboles sus sueños y las flores su soledad.
Las cosas materiales matan al hombre sin sufrimiento, el amor lo reanima con vivificantes dolores
Las personas melancólicas gozan lamentándose los secretos del corazón.
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Si abrieras realmente los ojos, y vieras, verías tu imagen en todas las imágenes. Y si abrieras tus oídos para oír, oirías tu propia voz en todas las voces.
Si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría.
Si otro te injuria, puedes olvidarlo, si injurias tú nunca olvidarás.
Si revelas tus secretos al viento no le eches la culpa al viento por revelárselo a los árboles.
Si tu corazón es un volcán, ¿cómo pretendes que broten las flores?.
Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa.
Un desacuerdo tal vez sea la distancia más corta entre dos mentes.
Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara.
Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades, él es el campo que sembráis con amor y cosecháis con agradecimiento, él es vuesra mesa y el fuego de vuestro hogar. Cuando os alejéis de vuestro amigo no sintáis dolor. Porque lo que más amáis en él quizás esté más claro en su ausencia.
Vuestros hijos no son vuestros hijos: son los hijos y las hijas de las ansias de vida que siente la misma vida.
¿dónde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y los deseos?.
frases-celebres frases-celebres-khalil-gibran

RELACCIONADO CON Frases célebres de Khalil Gibran