Frases de la vida voluntad

Frases botinas de amor, amistad, vida, inspiradoras, motivadoras

Frases célebres de Victor Hugo

A las mujeres les gusta sobre todo salvar a quien las pierde. A nadie le faltan fuerzas, lo que a muchísimos les falta es voluntad. Abrid escuelas para cerrar prisiones Atreveos: el progreso solamente se logra así. Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas. Cuando el amor es feliz lleva al alma a la dulzura y a la bondad. Cuando el niño destroza su juguete, parece que anda buscándole el alma. Cuanto más pequeño...
By

Frases célebres de Thomas Hobbes

Al deseo, acompañado de la idea de satisfacerse, se le denomina esperanza, despojado de tal idea, desesperación. De la igualdad de habilidades surge la igualdad de esperanzas en el logro de nuestros fines. El hombre es un lobo para el hombre. Hay muy pocos que sean tan necios que no prefieren gobernarse a sí mismos antes que ser gobernados por otros. La guerra no consiste sólo en la batalla sino en la voluntad de contender. Las ideas estimulan la mente. Las nociones de rectitud e ilicitud, ...
By

Frases célebres de Stendhal

...para mí la vida no comenzó hasta el día en que te vi. Con las pasiones uno no se aburre jamás, sin ellas, se idiotiza. El amor es como la fiebre: brota y aumenta contra nuestra voluntad. El amor es como la fiebre: nace y se extingue sin que la voluntad tome en ello la menor parte. El amor es el milagro de la civilización. El amor es la única mercancía que se paga con una moneda acuñada por él mismo. El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de...
By

Frases célebres de Solón

El consejo de un amigo es como vino generoso en copa de oro Guárdate bien de decir todo lo que sabes No destruyas lo que no has conseguido Olvídate de lo malo que, contra tu voluntad, prometiste hacer Pon a tus palabras el sello del silencio, y al silencio el de la oportunidad
By

Frases célebres de Séneca Marco Aneo

A los que con armas vencen, los vencen muchas veces los vicios.
A los que poca experiencia tienen, mucho les acrecienta su mal, pensar que no tienen semejante.
Acción es todo lo que vence a la razón.
Ajeno es todo lo que nos viene en deseo.
Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.
Al que la razón no pudo dar remedio, muchas veces se lo dio la paciencia.
Al que una vez perdió el crédito, nada le queda que perder.
Al que va de prisa se le hace grande un pequeño estorbo.
Al tratar de la vida feliz, no debes nunca contestarme como en la elecciones: este partido parece tener mayoría, pues por esto mismo, es el peor.
Alegre cosa es llegar al logro de nuestros deseos.
Alguna cosa sucede bien al que muchas prueba.
Algunas veces debemos desechar los grandes pensamientos, y seguir los que las circunstancias nos inspiran.
Alivio es de trabajos el reposo.
Ama como que has de aborrecer, y aborrece como que has de amar.
Amarga es la pena que nace de la vergüenza
Amor de mujer casta, perpetuo es.
Amor por nuestra voluntad se toma, mas no por voluntad nuestra se deja.
Antes de ofrecer debemos detenernos, pero después de haber ofrecido, cumplirlo.
Apresúrate a vivir bien y piensa que cada día es, por sí solo, una vida
Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.
Con grande espíritu se deben determinar cosas grandes.
Confiesa el delito el que huye del juicio.
Consuelo es en las grandes desgracias el que no pueda sobrevenir otra mayor.
Contra la ira, dilación.
Cosas fingidas pronto vuelven a su natural.
Cosas hay que para saberlas no basta haberlas aprendido.
Cruel es quien al afligido reprende.
Cuando alguna parte del todo cae, la que queda no está segura.
Cuando el sol se eclipsa para desaparecer se ve mejor su grandeza.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar de ella.
Cumple religiosamente tus obligaciones del modo mismo que las contrayeres.
Curioso es naturalmente nuestro ingenio.
Dar consejo es virtud de segundo orden.
De hombres es sentir los males, y flaqueza es no sufrirlos.
De ninguna suerte debemos fiarnos menos que de la buena.
De torpes deleites no queda sino el arrepentimiento.
Debe esperarse la muerte que la naturaleza ordena.
Debemos considerar quiénes somos, y no la reputación en que estamos.
Deberíamos recibir bien los trabajos, sabiendo que vienen por providencia divina.
Débese guardar con más cuidado lo que no se sabe cuándo ha de faltar.
Decir lo que sentimos. Sentir lo que decimos. Concordar las palabras con la vida.
Del tormento se libra el que fácilmente lo sufre.
Desagradecido es el que agradeciendo tiene ojo a otro segundo beneficio.
Desde la infancia da señales el ingenio.
Desgracia imprevista nos hiere más fuertemente.
Despreciable honra es la que en la ociosidad se granjea.
Determínese despacio lo que para siempre se resuelve.
Dice hecatón: te descubriré un modo de provocar el amor sin filtro magico, sin hierbas, sin ensalmos de hechicera: si quieres ser amado, ama.
Dichoso es el que no lo parece a los otros, sino a sí.
Difícilmente se hallan palabras que retraten al vivo las grandes desdichas.
El desdichado no cree a la prosperidad cuando viene.
El fin de un trabajo es principio de otro.
El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos
El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo
El liberal, aún para dar busca ocasión.
El mal consejo, para el que lo da es peor.
El mayor castigo de la injuria es haberla hecho.
El mayor mal que en los vicios puede haber, es convertirse los unos en los otros.
El miedo se pinta en el rostro.
El peor enemigo es el traidor.
El piloto muestra en la tempestad su saber y su valor.
El precio de la virtud es ella misma.
El primer grado de las riquezas es tener lo preciso, y el segundo la que basta.
El que airado procura hacer daño, no se guarda del que le puede suceder.
El que de buena voluntad recibió algún beneficio, pagó la primera parte de su obligación.
El que desea hacer una injuria, ya la hizo.
El que disputa con un beodo, disputa con un hombre ausente.
El que es prudente es moderado, el que es moderado es constante, el que es constante es imperturbable, el que es imperturbable vive sin tristeza, el que vive in tristeza es feliz, luego el prudente es feliz.
El que llamas muerto, no murió, mas partió primero.
El que promete dudosa salud al afligido, se la niega.
By

Frases célebres de San Bernardo de Claraval

El desconocimiento propio genera soberbia, pero el desconocimiento de Dios genera desesperación. El infierno está lleno de buenas voluntades o deseos. La muerte os espera en todas partes, pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros. La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza. ¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre.
By

Frases célebres de Nicolás Maquiavelo

En todas las cosas humanas, cuando se examinan de cerca, se demuestra que no pueden apartarse los obstáculos sin que de ellos surjan otros. La habilidad y la constancia son las armas de la debilidad. Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten. Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen. No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad. Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse. Pocos ven lo que...
By

Frases célebres de Menandro de Atenas

Bienaventurado el que tiene talento y dinero, porque empleará bien este último. En la adversidad una persona es salvada por la esperanza. Las costumbres del que nos habla nos convencen más que sus razonamientos. Quien tiene la voluntad tiene la fuerza. ¡Qué amable cosa es el hombre cuando es verdaderamente hombre!
By

Frases célebres de Menandro

El hombre justo no es el que no comete ninguna injusticia, sino el que, pudiendo ser injusto, no quiere serlo El mayor consuelo en la desgracia es encontrar corazones compasivos Fuente principalísima de males entre los hombres son los favores excesivos La noche siempre trae consejos Quien tiene la voluntad tiene la fuerza
By

Frases célebres de Leonardo Da Vinci

A veces presiento que mi alma está en sombras, entonces me inclino, te beso, y hay luz. Apenas nace la virtud, cuando ya genera contra sí la envidia, pues antes verás un cuerpo sin sombra que la virtud sin la envidia. Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo. Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto. Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte. Así, el estudio sin voluntad...
By

Frases célebres de Lao-tsé

Aquello que miramos y no podemos ver es lo simple. Conocer a los otros es sabiduría. Conocerse a sí mismo es sabiduría superior. Imponer su voluntad a los otros es fuerza. Imponérsela a sí mismo es fuerza superior Da y tendrás en abundancia. Diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte. Dios no recibe respuestas con palabras. El buen general vence, y allí se queda. Vence y no se jacta, vence porque es su deber. El que camina a grandes zancadas no irá muy lejos. El que sabe...
By

Frases célebres de Juan Pablo II

Algunos teólogos contemporáneos de Galileo no supieron interpretar el significado profundo, no literal, de las Escrituras, cuando éstas describen la estructura física del universo creado Amar es lo contrario de utilizar. Amemos al hombre, a cada hombre, mujer y a cada niño, porque son parte de la humanidad que amamos Con dolor la pobreza de muchos, en contraste con la opulencia de algunos Cuando al hombre se le pone como medida de todas las cosas, se le convierte en esclavo de su propia finitud...
By

Frases célebres de John Milton

En un mundo de fugitivos el que transita el justo camino, parece huir. La juventud anuncia al hombre como la mañana al día. Largo y arduo es el camino que conduce del infierno a la luz Más vale reinar en el Infierno, que servir en el Cielo. No creo en la casualidad ni en la necesidad, mi voluntad es el destino.
By

Frases célebres de Jean Baptiste Alphonse Karr

El hombre todo lo perfecciona en torno suyo, lo que no hace es perfeccionarse a sí mismo. La botánica no es una ciencia, es el arte de insultar a las flores en griego y latín. Los amigos: una familia cuyos individuos se eligen a voluntad. Nos gusta llamar testarudez a la perseverancia ajena pero le reservamos el nombre de perseverancia a nuestra testarudez. Sólo se inventa mediante el recuerdo.
By

Frases célebres de Jaime Luciano Balmes

Me convencí de que dudar de todo es carecer de lo más preciso de la razón humana, que es el sentido común. No es muy dificil atacar las opiniones ajenas, pero sí el sustentar las propias: porque la razón humana es tan débil para edificar, como formidable ariete para destruir. Hasta los sentimientos buenos, si se exaltan en demasía, son capaces de conducirnos a errores deplorables. Un hombre con pereza es un reloj sin cuerda. Voluntad firme no es lo mismo que voluntad enérgica y mucho menos que...
By

Frases célebres de Herni Dominique Lacordaire

Dios: lo más evidente y lo más misterioso. El carácter es la energía sorda y constante de la voluntad. El hombre honrado es el que mide un derecho por su deber. La desgracia abre el alma a una luz que la prosperidad no ve. Pensar es moverse en el infinito.
By

Frases célebres de Gustavo Le Bon

El error es a veces más generador de acción que la verdad. El hombre que pretende obrar guiado sólo por la razón esta condenado a obrar muy raramente. Gobernar es pactar, pactar no es ceder. Las voluntades débiles se traducen en discursos, las fuertes, en actos. Pensar colectivamente es la regla general. Pensar individualmente es la excepción.
By

Frases célebres de Gustave Le Bon

El verdadero conocimiento de sí mismo haría generalmente muy modesto al individuo La audacia sin juicio es peligrosa, y el juicio sin audacia, inútil Las civilizaciones se forjan con ideas, pero todavía se defienden con cañones solamente Las voluntades débiles se traducen en discursos, las fuertes, en actos No labra uno su destino, lo soporta
By

Frases célebres de Giovanni Papini

El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad. Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar Quiero saberlo todo. Y siempre me encuentro como antes, triste como la vida y resignado como la sabiduría. Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial. ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora? Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que...
By

Frases célebres de Federico Nietzsche

No me caigo bien a mí mismo, dijo alguien para explicar su propensión a la sociedad. El estómago de la sociedad es más sólido que el mío, me aguanta. Sé al menos mi enemigo: así habla el verdadero respeto que no se atreve a implorar amistad. (...) el filósofo tiene hoy el deber de desconfiar, de mirar maliciosamente de reojo desde todos los abismos de la sospecha. (...) las intenciones morales (o inmorales) han constituido en toda filosofia el auténtico germen vital del que ha brotado siempre...
By

Frases célebres de François De La Rochefoucauld

A los viejos les gusta dar buenos consejos, para consolarse de no poder dar malos ejemplos. A menudo se hace ostentación de las pasiones, aunque sean las más criminales, pero la envidia es una pasión cobarde y vergonzosa, que nadie se atreve nunca a admitir. Al orgullo no le gusta deber, y al amor propio no le gusta pagar. Amamos siempre a los que nos admiran, pero no siempre a los que admiramos. Aquellos a quienes se condena al suplicio manifiestan a veces una fortaleza y un desprecio a la ...
By

Frases célebres de Fiodor Mijailovich Dostoievski

A quien al cabo le resultó imposible vivir en este mundo... Acaba uno por agotarse y siente que esa inagotable fantasía se agota con el esfuerzo constante por avivarla. Bajó los ojos y luego quiso mirarme pero no pudo. Durante algunos minutos probó a dominar su emoción, pero de pronto me volvió la espalda, puso los codos en la barandilla del muelle y se deshizo en lágrimas. Con su propio rincón, junto a un ser querido que le escucha como usted me escucha ahora, ángel mío, con la boca y los ojos...
By