Frases de la vida buenas noches

Frases botinas de amor, amistad, vida, inspiradoras, motivadoras

Frases célebres de William Shenstone

Generalmente, un hombre suele tener aquellas buenas o malas cualidades que él atribuye a la humanidad Un avaro llega a ser rico aparentando ser pobre, un derrochador se hace pobre a fuerza de parecer rico

Frases célebres de William Shakespeare

Algunas caídas son el medio para levantarse a situaciones más felices Allí donde el agua alcanza su mayor profundidad, se mantiene más en calma Asume una virtud si no la tienes Comprarla a cambio de demasiadas preocupaciones es perder la vida Cualquiera puede dominar un sufrimiento, excepto el que lo siente. Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo. El amor de los jóvenes en verdad no está en su corazón, ...

Frases célebres de Voltaire

(...) Se puede guiar a los hombres haciéndolos pensar por sí mismos, pareciendo dudar con ellos, conduciéndolos, como de la mano, sin que se den cuenta. (Los judíos) Se cortan el prepucio en honor de Dios, cosa muy consecuente. Los hotentotes son más devotos: se cortan un cojón. A los vivos se les debe respeto, a los muertos nada más que verdad A vos os corresponde destruir al infame político que convierte al crimen en virtud. La palabra político significaba, en su origen primitivo, ciudadano...

Frases célebres de Simón Bolívar

Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales, y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos. Compatriotas. Las armas os darán la independencia, las leyes os darán la libertad. Dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto. El ajedrez es un juego útil y honesto, indispensable en la educación de la juventud. El arte de vencer se aprende en las derrotas El arte...

Frases célebres de Shiki Masaoka

A gran velocidad se lleva el verano el río Mogami.
A lo largo del río no encontré ningún puente ese día sin fin.
A lo largo la mano corre por la barandilla del mirador. Los montes en primavera.
Aguas termales.La Vía láctea en los cuerpos desnudos.
Al borde de la muerte más sonora que antes Las cigarras en otoño.
Al chirrido de los insectos sale la luna el jardín oscurece.
Al encender la luz las sombras de las muñecas una para cada una.
Apoyada a un árbol desnudo de raras hojas una noche estrellada.
Atardecer primaveral. ¿Qué lee el hombre que no tiene mujer?.
Bajando del caballo en el viento de otoño pregunté por el nombre del río.
Un pueblo de pescadores bailando bajo la luna el olor a pescado fresco.
Una alondra se vuela respiro la niebla ¡Yo camino sobre nubes!.
Una baya roja rodó por la escarcha del jardín.
Una cigarra canta frente a la casa vacía al último sol.
Una extremidad Apoyado sobre la montaña el río celeste.
Una nube blanca cuchichea a su paso sobre los bananos.
Una y otra vez yo pregunto cómo de alta la nieve es.
Veinte mil personas sin abrigo la luna de verano.
Viento de otoño, no hay para mí dioses, no hay budas.
¡Cómo el hombre! En noches de luna llena el espantapájaros es miserable.
¡Las flores silvestres del verano! En saga las bellas mujeres de muchas tumbas.
¡Qué frescor! La vela que se apaga y el ruido del agua.
¡Qué soledad! Después de los juegos artificiales una estrella fugaz.
¿Venís a picotearme los ojos aún vivo, revuelo de moscas?.
Bajo el mosquitero Ella duerme Rodeada de luciérnagas.
Bosque en verano. Del que penetra ni la más mínima huella.
Cada año nuevo Cielo y tierra en armonía El primer día.
Caen frutos de almezos. Ya los niños vecinos no me visitan.
Camino caluroso sobre esa piedra descansan todos.
Campo de escarcha. A la loca del pueblo le ladra un perro.
Cerezos en flor y recuerdos de seres queridos. Todos tan lejos de aquí.
Como compañero Solicito a la mariposa partir de viaje.
Con mucho esfuerzo pude colgar la lámpara entre tantas flores.
Con sus patitas mojadas brinca el gorrión por el corredorcillo.
Confusas entre los pétalos alas de pájaros.
Crepúsculo matinal. El hocico de la rana exhala la luna.
Cuando para de cantar Y vuela al fin vemos a la cigarra.
Cuando se derrite la nieve. ¡Sueltan los caballos en el pueblito!.
Diez años de trabajo para pagar mis estudios. ¡El techo gastado!.
Donde miremos hay frescor de luces de dioses y de Budas.
Dulzor de brisa. En el verde de mil colinas un templo aislado.
Durmiendo sobre la piedra mariposa ¿sueñas tú de mí el infortunio?.
El aguacero de verano tamborea en la cabeza de las carpas.
El buque holandés de enorme vela, monte de nubes.
El caracol levanta su cabeza: se me parece.
El cielo claro, y la tierra esponjosa: primera arada.
El día de año nuevo el principio de la Armonía del cielo y la Tierra.
El gran buda y su frescura implacable.
El mono es el hombre y la lección luminosa de la luna... ¿Buda?.
El puente colgante en lo alto y en todas direcciones balancea la lluvia fresca.
El que detesta esta vida Debe amar La flor del cardo.
El río en el verano y un puente. Pero el caballo pasa por el agua.
El río en invierno. El agua no es suficiente para cuatro o cinco patos.
Ellos contemplan el océano en junio. Los Budas al fondo del templo.
En el dormitorio vecino su luz también se apaga. Ah qué la noche es fría.
En el gran buda la ausencia de entrañas. Ah que frescor.
En esta agua pura los ricos se refrescan y también los osos.
En este mundo efímero. También los espantapájaros tienen ojos y nariz.
En la palma de la mano una luciérnaga. Ah su frío reflejo.
En los cultivos de las alturas los espantapájaros se peinan de nubes.
En todo el monte hierbas nuevas reflejan el sol naciente.
Entre un grupo de sólo hombres ¡qué calor el de la mujer!.
La amapola florece y por la brisa del día desparramada.
La barca y la orilla dialogan a lo largo del día.
La campana del templo para de sonar y brilla. Ah la luciérnaga.
La escuela de la alondra y la de la rana discuten sobre el canto.
La gran limpieza. Todos los dioses y Budas amontonados en la hierba.
La nieve se derritió En la espalda del gran buda.
La noche infinita. ¡Pienso en cómo será en 10.000 años!.
La playa. ¿Porqué hacer una fogata con esta luna de verano?.
Las manzanas robadas que comí me produjeron dolor de estómago.
Las noches son breves ¿Cuántos días más aún por vivir?.
Las ondas del chapoteo derriten poco a poco el hielo del estanque.
Llega el otoño paso los días pintando flores y yerbas.
Lluvia de otoño. Las hortensias se deciden por el azul.
Los insectos de verano caen muertos sobre mis libros.
Marejada de nubes bajas amontonadas sobre la lejana línea del mar.
Maté una araña ¡soledad de noche fría!.
Medita el mono a lo largo de la noche ¿Cómo atrapar la luna?.
Ni siquiera un mosquito después de la inundación ¡Qué soledad!.
Ningún insecto se acerca a la lámpara aún más frío.
Ninguna nube en el monte Tsukuba. Rubias libelulas.
Nos separamos y ahora me quedo solo a la sombra del árbol.
Nuestro canario se escapó un día de primavera llega a su fin.
Ola de calor las flores del ciruelo se dispersan por el pedregal.
Pánico. La escalera se derrumba sobre los amores de los gatos.
Para oidos impuros, por sermones, el cuco.
Pinos en cada isla. ¡Y cómo refresca el ruido del viento!.
Pintor de rosas las flores no son difíciles y las hojas peliagudas.
Pisa las nubes, bebe la niebla la alondra remontándose.
Primavera en el hogar. No hay nada y sin embargo hay de todo.
Que distinto el otoño para mí que voy para tí que quedas.
Reseco el río, cruza el puente la gente y siente frío.
Sale la luna entre las hierbas y sopla el viento el canto del hototogisu.
Sitio ilustre. Desyerba la tierra y lo ignora el campesino.
Sobre las hojas verdes que cubren la montaña el sol pasea.
Soledad en invierno. Quisiera hacer una pregunta al Buda.
Sólo en un árbol de la inmensa llanura las cigarras se agrupan.
Soñando cada año en los crisantemos eueño por ellos.
Toda la jornada sembré en el mismo lugar trabajando la tierra.
Torbellino de hojas muertas vienen de lejos. El otoño llega a su fin.
Un canasto de flores abandonado y nadie en las montañas en primavera.
Un cardumen de truchas paso ante mis ojos el color del agua.
Un gran viento y repentinamente el estandarte se levanta.

Frases célebres de San Bernardo de Claraval

El desconocimiento propio genera soberbia, pero el desconocimiento de Dios genera desesperación. El infierno está lleno de buenas voluntades o deseos. La muerte os espera en todas partes, pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros. La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza. ¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre.

Frases célebres de Rosana

A fuego lento, revoltosas caricias que parecen mariposas se cuelan por debajo de la ropa y van dejando el sentimiento, amor forjado a fuego lento. Bien lo sabe Dios, que en el mundo del amor, no habrá nadie que te quiera más que yo. Cógete a mi mano, arrímate un poquito más, nos perderemos en algún lugar lejano que nadie pueda imaginar. Dame mil caricias pero matame de sed, déjame en el centro del infierno que podria aguantar el fuego si me dieras de beber. Dame tiempo, dame ganas y amaneceré...

Frases célebres de Refrán

A ayer lo conocí, pero a mañana nunca vi. A ave de paso, cañazo. A barco nuevo, capitán viejo. A bien obrar bien pagar. A boda ni bautizo no vayas sin ser llamado. A borracho o mujeriego, no des a guardar dinero. A buen adquiridor, buen expendedor. A buen amigo buen abrigo. A buen bocado, buen grito. A buen capellán, mejor sacristán. A los enemigos, bárreles el camino. A los quince, los que quise, a los veinte, con el que diga la gente, a los treinta, el primero que se presenta. A maestro...

Frases célebres de Ralph Waldo Emerson

A la manera que el río hace sus propias riberas, así toda idea legítima hace sus propios caminos y conductos. A los hombres les encanta maravillarse. Esto es la semilla de la ciencia. A quien amigos tiene por millones ninguno sobrará, el que tan sólo un enemigo cuenta por doquier lo encontrará. Abandonar puede tener justificación, abandonarse, no la tiene jamás. Al que juró hasta que ya nadie confió en él, mintió tanto que ya nadie le cree, y pide prestado sin que nadie le dé, le conviene irse...

Frases célebres de Miguel De Cervantes Saavedra

Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen las dificultades. Al bien hacer jamás le falta premio. Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar. Al que mal vive, el miedo le sigue. Alguno se estima atrevido, cuando con otros se compara. Algunos creo que hubo tan discretos que no acertaron a compararse sino a sí mismos. Amistades que son ciertas nadie las puede turbar. ...

Frases célebres de Margaret Thatcher

Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de entender los de llevar un país. La misión de lo políticos no es la de gustar a todo el mundo. La paciencia es una virtud, excepto cuando se trata de apartar los inconvenientes Nadie recordaría al buen samaritano, si además de buenas intenciones no hubiera tenido dinero. Vale la pena conocer al enemigo... entre otras cosas por la posibilidad de que algún día se convierta en un amigo. Vivimos en la era de la televisión...

Frases célebres de Marcel Proust

A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear. A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas. Allí donde la vida levanta muros, la inteligencia abre una salida. Cabe preguntarse si en ciertas clases populares no existe más duplicidad que en la alta sociedad, que sin duda se reserva para nuestra ausencia las frases descorteses, pero cuya actitud hacia nosotros no seria...

Frases célebres de Leonardo Da Vinci

A veces presiento que mi alma está en sombras, entonces me inclino, te beso, y hay luz. Apenas nace la virtud, cuando ya genera contra sí la envidia, pues antes verás un cuerpo sin sombra que la virtud sin la envidia. Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo. Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto. Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte. Así, el estudio sin voluntad...

Frases célebres de José Marti

. . . El mundo es un templo hermoso, donde caben en paz los hombres todos de la tierra, porque todos han querido conocer la verdad, y han escrito en sus libros que es útil ser bueno, y han padecido y peleado por ser libres, libres en su tierra, libres en el pensamiento. . . . Es absolutamente cierto, con toda la honrada verdad de que es susceptible la palabra humana -con toda la escrupulosa exactitud de quien considera un crimen alimentar esperanzas políticas que no tienen razón de existir-por ...

Frases célebres de Jorge Luis Borges

Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso. Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo. Biografías: Son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio. Como ser humano soy una especie de antología de contradicciones, de gaffes, de errores, pero tengo sentido ético. Esto no quiere decir que yo obre mejor que otros, sino...

Frases célebres de Jonathan Swift

A veces leo un libro con placer y detesto al autor. Ahora estoy ensayando un experimento muy frecuente entre los autores modernos, es decir, escribir acerca de nada. Aunque mentir es una práctica universal, no recuerdo haber oído tres buenas mentiras en toda mi vida ni aun en aquellos que más celebrados eran por esta facultad. Cuando el diablo está satisfecho, es una buena persona. Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran ...

Frases célebres de Jenniley Bonilla

Cobíjame en tus manos cariñosas y ampárame en tus besos. Desde que encontré tus labios, como una mariposa al descubrir su miel, necesito tu boca para embriagar tus noches y tus manos sedientas que alimentan mi piel. Enséñame a comer en otras manos, a no escribir poemas con tu huella, a apagar toda luz que tú encendiste, a separar el ruido de tu nombre de las cosas soñadas, de las cosas queridas. Era dulce y era mágico el encuentro, me detuve en la ilusión de tus palabras aún sabiendo que se borran...

Frases célebres de Jacinto Benavente

A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho. Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlo. Al verdadero amor no se le conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece Algunos escritores aumentan el número de lectores, otros sólo aumentan el número de libros. Bien sé que las mujeres aman, por lo regular, a quienes lo merecen menos. Es que las mujeres prefieren hacer limosnas a dar premios. ...

Frases célebres de Gabriel García Márquez

Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado. Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata. Dale valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Debemos arrojar a los oceanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas...

Frases célebres de Filippo Pananti

Las buenas acciones refrescan la sangre y dan sueños felices ¿A quién confiar un secreto? A un mentiroso o a un mudo. Éste no habla y aquél no es cretino

Frases célebres de Demófilo

Haz lo que consideres honesto, sin esperar ningún elogio, acuérdate de que el vulgo es un mal juez de las buenas acciones No es poca ciencia aprender a soportar las tonterías de los ignorantes

Frases célebres de Daniel Defoe

Allí donde Dios erige una iglesia, / el demonio siempre levanta una capilla, / y si vas a ver, encontrarás / que en la segunda hay más fieles. Aprendí a considerar más el aspecto brillante de mi situación que lo que me faltaba, y este recurso, a veces, me proporcionó tan inefable consuelo, que apenas puedo expresarlo. Cuando más grande es vuestra gloria, más cerca estáis de vuestra declinación. Todas las cosas buenas de este mundo no son buenas más que por el uso que hacemos de ellas, y que las...

Frases célebres de Dalai Lama

A través de la paz interior se puede conseguir la paz mundial. Aquí la responsabilidad individual es bastante clara ya que la atmósfera de paz debe ser creada dentro de uno mismo, entonces se podrá crear en la familia y luego en la comunidad. Aunque haya religiones diferentes, debido a distintas culturas, lo importante es que todas coincidan en su objetivo principal: ser buena persona y ayudar a los demás. Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo, nacen de una actitud de aprecio por...

Frases célebres de Cicerón

Cuanto mejor es una persona, más difícilmente sospecha de la maldad de los demás Dejad que cada cual se entregue a la práctica de aquel oficio que conozca bien El afán, aun de las cosas muy buenas, debe ser templado y reposado El que no tiene en la vida otra cosa más agradable que la vida, puede pasarla virtuosamente En muchas cosas la mediocridad es excelente Es el azar, no la prudencia, quien rige la vida Fuerte es el peso de la propia conciencia Hay dos clases de bromas: una incivil, petulante...

Frases célebres de Charles Bukowski

Al carajo con la verdad. El estilo es más importante: cómo hacer una por una cada cosita. Alguna gente no enloquece nunca. Qué vida verdaderamente horrible deben tener. Casi siempre lo mejor de la vida conciste en no hacer nada en absoluto, en pasar el tiempo reflexionando, rumiando todo ello. Quiero decir pongamos que alguien comprende que todo es un absurdo, entonces no puede ser tan absurdo porque uno es consciente de que es un absurdo y la consciencia de ello es lo que le otorga sentido. ¿...