Frases de la vida - Frases célebres de Séneca Marco Aneo

Frases botinas de amor, amistad, vida, inspiradoras, motivadoras

Frases célebres de Séneca Marco Aneo

05/03/2018

A los que con armas vencen, los vencen muchas veces los vicios.
A los que poca experiencia tienen, mucho les acrecienta su mal, pensar que no tienen semejante.
Acción es todo lo que vence a la razón.
Ajeno es todo lo que nos viene en deseo.
Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.
Al que la razón no pudo dar remedio, muchas veces se lo dio la paciencia.
Al que una vez perdió el crédito, nada le queda que perder.
Al que va de prisa se le hace grande un pequeño estorbo.
Al tratar de la vida feliz, no debes nunca contestarme como en la elecciones: este partido parece tener mayoría, pues por esto mismo, es el peor.
Alegre cosa es llegar al logro de nuestros deseos.
Alguna cosa sucede bien al que muchas prueba.
Algunas veces debemos desechar los grandes pensamientos, y seguir los que las circunstancias nos inspiran.
Alivio es de trabajos el reposo.
Ama como que has de aborrecer, y aborrece como que has de amar.
Amarga es la pena que nace de la vergüenza
Amor de mujer casta, perpetuo es.
Amor por nuestra voluntad se toma, mas no por voluntad nuestra se deja.
Antes de ofrecer debemos detenernos, pero después de haber ofrecido, cumplirlo.
Apresúrate a vivir bien y piensa que cada día es, por sí solo, una vida
Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.
Con grande espíritu se deben determinar cosas grandes.
Confiesa el delito el que huye del juicio.
Consuelo es en las grandes desgracias el que no pueda sobrevenir otra mayor.
Contra la ira, dilación.
Cosas fingidas pronto vuelven a su natural.
Cosas hay que para saberlas no basta haberlas aprendido.
Cruel es quien al afligido reprende.
Cuando alguna parte del todo cae, la que queda no está segura.
Cuando el sol se eclipsa para desaparecer se ve mejor su grandeza.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar de ella.
Cumple religiosamente tus obligaciones del modo mismo que las contrayeres.
Curioso es naturalmente nuestro ingenio.
Dar consejo es virtud de segundo orden.
De hombres es sentir los males, y flaqueza es no sufrirlos.
De ninguna suerte debemos fiarnos menos que de la buena.
De torpes deleites no queda sino el arrepentimiento.
Debe esperarse la muerte que la naturaleza ordena.
Debemos considerar quiénes somos, y no la reputación en que estamos.
Deberíamos recibir bien los trabajos, sabiendo que vienen por providencia divina.
Débese guardar con más cuidado lo que no se sabe cuándo ha de faltar.
Decir lo que sentimos. Sentir lo que decimos. Concordar las palabras con la vida.
Del tormento se libra el que fácilmente lo sufre.
Desagradecido es el que agradeciendo tiene ojo a otro segundo beneficio.
Desde la infancia da señales el ingenio.
Desgracia imprevista nos hiere más fuertemente.
Despreciable honra es la que en la ociosidad se granjea.
Determínese despacio lo que para siempre se resuelve.
Dice hecatón: te descubriré un modo de provocar el amor sin filtro magico, sin hierbas, sin ensalmos de hechicera: si quieres ser amado, ama.
Dichoso es el que no lo parece a los otros, sino a sí.
Difícilmente se hallan palabras que retraten al vivo las grandes desdichas.
El desdichado no cree a la prosperidad cuando viene.
El fin de un trabajo es principio de otro.
El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos
El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo
El liberal, aún para dar busca ocasión.
El mal consejo, para el que lo da es peor.
El mayor castigo de la injuria es haberla hecho.
El mayor mal que en los vicios puede haber, es convertirse los unos en los otros.
El miedo se pinta en el rostro.
El peor enemigo es el traidor.
El piloto muestra en la tempestad su saber y su valor.
El precio de la virtud es ella misma.
El primer grado de las riquezas es tener lo preciso, y el segundo la que basta.
El que airado procura hacer daño, no se guarda del que le puede suceder.
El que de buena voluntad recibió algún beneficio, pagó la primera parte de su obligación.
El que desea hacer una injuria, ya la hizo.
El que disputa con un beodo, disputa con un hombre ausente.
El que es prudente es moderado, el que es moderado es constante, el que es constante es imperturbable, el que es imperturbable vive sin tristeza, el que vive in tristeza es feliz, luego el prudente es feliz.
El que llamas muerto, no murió, mas partió primero.
El que promete dudosa salud al afligido, se la niega.


Frases de la vida