Frases célebres de Jorge Luis Borges

Frases botinas de amor, amistad, vida, inspiradoras, motivadoras

Frases célebres de Jorge Luis Borges

By

Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.
Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo.
Biografías: Son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio.
Como ser humano soy una especie de antología de contradicciones, de gaffes, de errores, pero tengo sentido ético. Esto no quiere decir que yo obre mejor que otros, sino simplemente que trato de obrar bien y no espero castigo ni recompensa. Que soy, digamos, insignificante, es decir, indigno de dos cosas, el cielo y el infierno me quedan muy grandes.
Comprendí que el trabajo del poeta no estaba en la poesía , estaba en la invención de razones para que la poesía fuese admirable.
Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos.
Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.
Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído
Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mi me enorgullecen las que he leído.
Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas.
Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones.
Repudio todo pensamiento sistemático porque todo sistema conduce necesariamente a la trampa.
Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas.
Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos.
Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso.
Una tarde vinieron a casa las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo a contarme lo que pasaba. Algunas serían histriónicas, pero yo sentí que muchas venían llorando sinceramente porque uno siente la veracidad. Pobres mujeres tan desdichadas. Esto no quiere decir que sus hijos fueran invariablemente inocentes pero no importa. Todo acusado tiene derecho, al menos, a un fiscal para no hablar de un abogado defensor. Todo acusado tiene derecho a ser juzgado. Cuando me enteré de todo este asunto de los desaparecidos me sentí terriblemente mal. Me dijeron que un general había comentado que si entre cien personas secuestradas, cinco eran culpables, estaba justificada la matanza de las noventa y cinco restantes. ¡Debió ofrecerse él para ser secuestrado, torturado y muerto para probar esa teoría, para dar validez a su argumento!.
Una vez hecho algo, no puede valer mucho, es una obra humana con todas las imperfecciones de lo humano, pero el hecho de ejecutarla sí es interesante.
Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.
Uno no es por lo que escribe, sino por lo que ha leido.
Vino, enseñame el arte de ver mi propia historia, como si esta ya fuera ceniza en la memoria.
Yo creo que de todos los géneros quizá el policial sea el más artificial, porque en verdad los crímenes no se resuelven por razonamientos, sino por delaciones.
Yo creo que es mejor pensar que Dios no acepta sobornos.
Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son el quijote, la divina comedia y no incurrir en la lectura de enrique larreta ni de benavente.
Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.
Yo nunca busco temas, dejo que los temas me busquen y yo los eludo, pero si el tema insiste, yo me resigno y escribo.
Yo siempre seré el futuro Nobel. Debe ser una tradición escandinava.
¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.
¿En qué hondonada esconderé mi alma para que no vea tu ausencia que como un sol terrible, sin ocaso, brilla definitiva y despiadada?.
¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga?.
¿por qué tengo que creer que un subsecretario es más real que un sueño?.
¿quién soy? estoy tratando de averiguarlo.
Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído.
El tiempo se puede enfermar cuando viene el aburrimiento en la pareja. Si enfermase el tiempo entre los dos, el beso no sería lo mismo, el beso no sabría que hacer, a que boca fresca mi beso besaría si enfermase el tiempo.
Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en el que el hombre sabe para siempre quién es.
Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.
Deporte: yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.
Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez.
Dios ha creado las noches que se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad.
Dios mueve al jugador y éste la pieza ¿qué dios detrás de dios la trama empieza?.
Dólares: Son esos imprudentes billetes americanos que tienen diverso valor y el mismo tamaño.
El ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética. El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis, que son juegos de insensatos, no de intelectuales.
El éxito y el fracaso son dos impostores.
El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.
El Tango tiene un origen infame, que se nota.
El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable.
El tiempo es el mejor antologista, o el único, tal vez.
El tiempo es la materia de la que he sido creado.
El tiempo es la sustancia de la que estoy hecho.
El universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.
En el orden intelectual soy un hombre desgarrado hasta el escándalo por sucesivas y contrarias lealtades.
En mi época no había best sellers y no podíamos prostituirnos. No había quien comprara nuestra prostitución.
En mi país se pasan quince minutos diciendo que no hace falta presentarme y diciendo que van a ser breves en la presentación, y así pueden estar una hora sin haberme presentado.
Es supersticiosa y vana la costumbre de buscar sentido en los libros, equiparable a buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de las manos.
España es una tierra donde hay pocas cosas, pero donde cada una parece estar de un modo sustantivo y eterno.
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Estoy solo y no hay nadie en el espejo.
Evidentemente debo muy poco a los esquimales o al congo, pero, en realidad, hago cuanto puedo para ser digno de la universidad del mundo.
Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real.
Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón.
Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.
He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.
He cometido el peor pecado que uno puede cometer: no he sido feliz
He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma.
He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.
Hemingway, que fue medio compadre, terminó matándose porque se dio cuenta de que no era un gran escritor. Esto lo salva, en parte.
Hoy no me alegran los almendros del huerto. Son tu recuerdo.
Israelitas, cristianos y musulmanes profesan la inmortalidad, pero la veneración que tributan al primer siglo prueba que sólo creen en él, ya que destinan todo lo demás, en número infinito, a premiarlo o castigarlo.
La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.
La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible.
La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.
La duda es uno de los nombres de la inteligencia.
La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí.
La Historia Universal es la de un solo hombre.
La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar.
La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido.
La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.
La muerte me desgasta, incesante.
La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.
La paternidad y los espejos son abominables, porque multiplican el número de hombres.
La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma.
La Universidad debiera insistirnos en lo antiguo y en lo ajeno. Si insiste en lo propio y lo contemporáneo, la Universidad es inútil, porque está ampliando una función que ya cumple la prensa.
La vieja mano sigue trazando versos para el olvido.
Las dictaduras podrían ser buenas, pero no lo son. Porque la dictadura ilustrada es una utopía. Y las militares son las peores.
Las tiranías fomentan la estupidez.
Lejos un trino. El ruiseñor no sabe que te consuela.
Lo que más admiro en los demás es la ironía, la capacidad de verse de lejos y no tomarse en serio. Después, el valor y la humildad, siempre que no sea ostentosa.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.
Me gustaría ser valiente. Mi dentista asegura que no lo soy.
Nada está construido en la piedra. Todo está construido en la arena. Pero debemos construirlo como si la arena fuese piedra.
Nadie es patria, todos lo somos.
Nadie es patria. Todos lo somos.
Nadie y todos somos la patria.
Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña, ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios serán favor tan misterioso como mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos.
No eres ambicioso: te contentas con ser feliz.
No hables al menos que puedas mejorar el silencio.
No he cultivado mi fama, que será efímera.
No podría definirme como ateo, porque declararme ateo correspone a una certidumbre que no poseo.
No sé hasta qué punto un escritor puede ser revolucionario. Por lo pronto, está trabajando con el idioma, que es una tradición.
No sé si la instrucción puede salvarnos, pero no sé de nada mejor.
Ordenar bibliotecas es ejercer de un modo silencioso el arte de la crítica.
Otro demérito de los falsos problemas es el de promover soluciones que son falsas también. A plinio (historia natural, libro octavo) no le basta observar que los dragones atacan en verano a los elefantes: aventura la hipótesis de que lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora, es muy fría.
Para el argentino, la amistad es una pasión y la policía una mafia.
Publicamos nuestro libros para librarnos de ellos, para no pasar el resto de nuestras vidas corrigiendo borradores.
Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?.
Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno
Tags:
frases celebres | frases celebres jorge luis borges |



Frases de la vida